¿Cómo puede aceptar a Jesús como su salvador y, así, obtener la vida eterna?

La Biblia dice que solo hay un camino para llegar al cielo:

"Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí" (Juan 14:6)

Esta es la única manera de aceptar a Jesucristo como su señor y salvador, y seguir los planes que Dios tiene para su vida, como lo establece la Biblia.

Usted no puede obtener la salvación haciendo cosas buenas. Lo único que le puede dar la salvación es tener fe en Jesucristo.

"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe" (Efesios 2:8-9).

Esto es lo que debe hacer hoy para tener fe en Jesucristo:

1. Admita que usted es pecador y que necesita la ayuda de Dios.

- "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios" (Romanos 3:23)

- "Por tanto, como el pecado entró al mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron" (Romanos 5:12)

- "Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros" (1 Juan 1:10)

2. Tenga la disposición para cambiar su mente, arrepentirse y alejarse del pecado:

- "Jesús dijo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente" (Lucas 13:5)

3. Crea que Jesucristo murió por usted, fue enterrado y resucitó de la muerte:

- "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en el cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16)

- "Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros" (Romanos 5:8)

- "...si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo" (Romanos 10:9)

4. La oración es la forma de invitar a Jesús a entrar en su corazón para que el sea su señor y salvador:

- "Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación" (Romanos 10:10)

- "...porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo" (Romanos 10:13)

Haga la siguiente oración:

-Dios, reconozco que soy pecador y necesito de tu perdón. Yo creo que Jesucristo derramó su preciosa sangre y murió por mis pecados. Estoy dispuesto a cambiar y alejarme de mi pecado. Quiero que Jesucristo entre en mi corazón y en mi vida como mi salvador y señor.  Yo creo que todos los que reciben a Jesús y creen en su nombre, les das potestad de ser hijos tuyos (Juan 1:12). También creo que todo el que está en Jesús es una nueva criatura; que las cosas viejas han pasado y tú las haces todas nuevas (2 Corintios 5:17).

Ahora que ha hecho esta oración para aceptar a Jesucristo como su salvador, usted es un cristiano. De ahora en adelante, usted debe:

5. Leer su Biblia todos los días para conocer a Jesucristo:

- Si surgen dudas y preguntas acerca de lo que lee en la Biblia, puede resolverlas hablando con un pastor o con un cristiano maduro de su iglesia.

- "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15)

- "Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino" (Salmos 119:105)

6. Hablar con Dios todos los días a través de la oración:

- "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias" (Filipenses 4:6)

- "Y esta es la confianza que tenemos en el, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, el nos oye" (1 Juan 5:14)

7. Bautícese y sirva con otros cristianos en una iglesia donde prediquen de Jesucristo y donde la Biblia sea la autoridad final en cualquier asunto:

- "Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas" (Hechos 2:41)

- "...no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto mas, cuando veis [el día de su regreso] se acerca" (Hebreos 10:25)

- "Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia" (2 Timoteo 3:16)